¿Cómo se diagnostica el cáncer de cérvix?

¿Cómo se diagnostica el cáncer de cervix?

El diagnóstico del cáncer de cérvix suele realizarse tras la exclusión de otras enfermedades más comunes que cursan con síntomas similares.

Existen una serie de exámenes y pruebas que pueden ser de gran utilidad para llegar al diagnóstico de cáncer de cérvix:

· Historia clínica

· Examen pélvico: Se palpa el útero, la vagina, los ovarios, las trompas de Falopio, el cuello uterino, la vejiga y el recto para determinar si se han producido cambios. Por lo general, el examen de Papanicolaou se realiza simultáneamente.

· Prueba de Papanicolaou o citología: El médico raspa ligeramente la parte externa del cuello uterino y la vagina y toma muestras de las células para su análisis. Los métodos mejorados de pruebas de Papanicolaou han facilitado la detección   de células cancerosas y permite al mismo tiempo realizar otros exámenes (como la prueba del VPH).

Si el resultado de cualquiera de estas pruebas es anormal, será necesario realizar más pruebas y estudios con la finalidad de llegar a un diagnóstico definitivo, como:

Es una prueba no dolorosa que permite visualizar el cuello del útero. Se utiliza un instrumento llamado colposcopio que proporciona una visión aumentada e iluminada de los tejidos de la vagina y del cérvix.

Una biopsia es la extracción de una pequeña cantidad de tejido para su examen con microscopio por parte del patólogo. Permite realizar el diagnóstico definitivo de la lesión. Si la lesión es pequeña, el médico posiblemente la extirpe en su totalidad durante la biopsia. Existen diversos tipos de biopsias:

  1. Biopsia por sacabocados. Consiste en la extracción de pequeñas muestras de tejido cervical por medio de un procedimiento quirúrgico. Se pueden realizar una o más biopsias por sacabocados en diferentes zonas del cuello uterino.
  2. Curetaje endocervical (ECC, por sus siglas en inglés). Procedimiento quirúrgico en el que se utiliza un instrumento estrecho llamado cureta (similar a una cuchara), para raspar el revestimiento del canal endocervical.
  3. Extirpación electroquirúrgica con asa (LEEP, por sus siglas en inglés). Procedimiento mediante el cual se extrae una muestra de tejido para su análisis en el laboratorio, mediante un gancho de alambre fino, que transmite una corriente eléctrica.
    También puede utilizarse para extirpar el precáncer o el cáncer de estadio temprano.
  4. Biopsia en cono o conización: Permite extraer un trozo de tejido con forma de cono del cuello uterino. La conización puede efectuarse como tratamiento para extirpar el pre-cáncer o el cáncer de estadio temprano. Este procedimiento se realiza bajo anestesia local o general.

Una vez que se ha diagnosticado el cáncer de cérvix, es preciso determinar la extensión tanto local como a distancia de la enfermedad.

El compromiso de Roche con los pacientes
es descubrir, desarrollar y comercializar soluciones innovadoras para necesidades médicas no cubiertas que transformen la vida de los pacientes.



COMPROMISO ROCHE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

X