Cómo organizar tu día a día con cáncer de pulmón

Cómo organizar tu día con cáncer de pulmón

Descubre los consejos que te ayudarán en tu día a día con el cáncer de pulmón

Si te han diagnosticado cáncer de pulmón, estás bajo tratamiento o has sido intervenido para extirparlo probablemente estés experimentando algunos síntomas y molestias que hacen difícil afrontar el día a día y merman tu calidad de vida. Ante todo, debes seguir las recomendaciones de tu médico, y mantener una actitud positiva. Además, puedes seguir los consejos que te ayudarán a lidiar con algunos de los problemas más frecuentes.

  • Sigue un programa de rehabilitación pulmonar: Tras la cirugía para extirpar el tumor, es posible que durante los primeros días tengas dificultades para moverte, toser o respirar profundamente. Además, es normal sentir debilidad en el tórax y en el brazo. Por ello, es importante que sigas un programa de rehabilitación pulmonar, que incluye tratamiento médico, educación, apoyo emocional, ejercicios, reaprendizaje respiratorio y consejos dietéticos.
    Uno de los aspectos más importantes de la rehabilitación pulmonar es la fisioterapia respiratoria, que te proporcionará técnicas físicas, mecánicas y educativas para mejorar tu función respiratoria, el aporte de oxígeno a los pulmones, eliminar secreciones, reducir el trabajo respiratorio y las resistencias bronquiales, y prevenir posibles complicaciones pulmonares. En la fisioterapia respiratoria aprenderás, por ejemplo, ejercicios de expansión torácica, de tos asistida y de respiración abdominal.
  • Alivia la tos: La tos es un síntoma frecuente de cáncer de pulmón y si es persistente puede provocar náuseas, vómitos, dolor y fatiga. Además, interfiere en actividades diarias. Habla con tu médico para que te facilite ejercicios respiratorios y recomendaciones posturales que te ayuden a aliviar la tos.
  • Afronta los episodios de disnea: La disnea o dificultad para respirar genera una sensación de falta de aire debido a que la respiración se vuelve más difícil. La necesidad de incrementar la ventilación es constante y hay que acudir al médico en cuanto aparezca este síntoma. Según el grado de disnea, el especialista nos dará ejercicios de respiración abdominal y recomendaciones posturales para aliviar la sensación de ahogo. En los casos más graves, puede recomendar oxígeno domiciliario, que es una buena medida paliativa para el tratamiento de la disnea.
  • Supera las náuseas: Las náuseas y vómitos son efectos secundarios frecuentes del tratamiento del cáncer. Es importante controlarlos porque pueden interferir en el tratamiento y, si son intensos, producir cambios químicos en el organismo, pérdida de apetito, problemas físicos y psicológicos, desgarro de esófago, roturas de huesos e incluso la reapertura de heridas quirúrgicas. Para superarlas puedes poner en práctica los siguientes consejos nutricionales: evitar comer en una habitación poco ventilada y con olores fuertes, tomar porciones pequeñas, beber muchos líquidos a sorbos pequeños y lentos, comer antes de recibir los tratamientos para el cáncer, elegir alimentos suaves y de textura suave, y evitar las comidas que seguramente produzcan náuseas, como las picantes, grasas o que huelen muy fuerte.

El compromiso de Roche con los pacientes
es descubrir, desarrollar y comercializar soluciones innovadoras para necesidades médicas no cubiertas que transformen la vida de los pacientes.


COMPROMISO ROCHE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X