A Emet le gusta aparecer sin previo aviso y mostrarse con distintos síntomas para dificultar la vida de quien convive con él. Con la ayuda de tu entorno y de tu médico, es fácil que llegues a domarlo y que esa convivencia sea llevadera. En esta página encontrarás algunos consejos para mantener a Emet controlado.

– Descubre a los verdaderos protagonistas –

Emet