Habito tabáquico y cáncer de pulmón en las mujeres

Hábito tabáquico y cáncer de pulmón en mujeres

La causa principal de los cambios producidos en la incidencia del cáncer de pulmón es el tabaco. Hace años fumar era un hábito masculino, y los hombres empezaron a dejar de fumar cuando se extendió la información sobre el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón (en Estados Unidos el número de varones fumadores ha disminuido a la mitad en los últimos 40 años). Sin embargo, las mujeres se han incorporado posteriormente al hábito y sus consecuencias se han empezado a notar más recientemente, ya que generalmente el cáncer de pulmón se diagnostica a los 20 ó 30 años de comenzar a fumar.

Además, las mujeres empiezan a fumar a una edad más temprana y tienen mayor dificultad para dejarlo. Entre las razones por las que algunas mujeres fuman está la creencia de que les ayuda a controlar su peso y también influyen las campañas publicitarias dirigidas hacia ellas. Por ejemplo, los anuncios de tabaco enfocados a las adolescentes destacan temas de amistad, confianza en sí mismas e independencia, y los anuncios para mujeres adultas incluyen la necesidad del placer, la relajación, la aceptabilidad social y la desconexión de la rutina diaria.

Según las estadísticas, las mujeres empiezan a fumar a una edad más temprana y tienen mayor dificultad para dejarlo.

Por otra parte, según algunos estudios, las mujeres son más susceptibles a las sustancias cancerígenas del tabaco, lo que haría que las mujeres fumadoras desarrollaran cáncer de pulmón con más facilidad que los varones. Sin embargo, otros estudios consideran que no hay diferencias entre géneros respecto al riesgo del tabaco para desarrollar cáncer de pulmón.

La mayoría de los pacientes con cáncer de pulmón (80-90%) son fumadores o exfumadores y entre los demás (10-20%) también hay fumadores pasivos. Sin embargo, las proporciones son menores cuando se consideran sólo las mujeres. Es decir, aunque la principal causa de desarrollar cáncer de pulmón es el hábito tabáquico, hay más mujeres con cáncer de pulmón que nunca han fumado en comparación con los varones.

Por tanto, entre las personas no fumadoras, el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón es mayor en las mujeres que en los varones. En Estados Unidos, una de cada cinco mujeres con cáncer de pulmón no ha fumado nunca, comparado con uno de cada 12 en los varones. En España, el 42% de las mujeres con cáncer de pulmón no ha fumado nunca, aunque casi todas ellas se consideran fumadoras pasivas.

El compromiso de Roche con los pacientes
es descubrir, desarrollar y comercializar soluciones innovadoras para necesidades médicas no cubiertas que transformen la vida de los pacientes.


COMPROMISO ROCHE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X