¿Qué se entiende por esclerosis múltiple “Benigna”?

Calificar como “benigna” una enfermedad como la esclerosis múltiple¹ (EM), que es una patología progresiva que de momento no tiene tratamiento curativo, puede resultar chocante e incluso controvertido. Pero lo cierto es que algunas personas sufren una EM cuyos síntomas son leves y en la que apenas se acumula discapacidad a lo largo de los años, lo que hace que se califique como “benigna” su enfermedad.

Se entiende como EM “benigna² aquella en la que tras 10 o 15 años de enfermedad casi no se aprecian limitaciones funcionales y físicas (que afecten sobre todo a la capacidad de andar) y la acumulación de discapacidad es escasa. Según la Escala Expandida del Estado de Discapacidad (EDSS, en sus siglas en inglés), que valora la progresión a la discapacidad, las personas con EM “benigna” tiene una puntuación de 3 puntos o menos sobre 10.

Aunque se están estudiando en profundidad las formas leves o “benignas” de EM, lo cierto es que es difícil determinar la prevalencia de estos casos y algunos estudios indican que entre el 10% y el 20%³ de las personas con EM podrían tener una forma más o menos “benigna” de la enfermedad.

Esclerosis Multiple Benigna_1 

¿Cómo puedo saber si tengo EM “benigna”?

Identificar a las personas que pueden tener una evolución favorable de la enfermedad es todo un reto para los investigadores. De momento, no hay indicadores claros, aunque algunas investigaciones apuntan a que la EM “benigna” es más frecuente entre las mujeres y en las personas en las que ha transcurrido mucho tiempo entre el primer brote y el segundo.

Asimismo, una revisión⁴ realizada por investigadores de la Universidad de Groningen, en los Países Bajos, ha intentado encontrar algunos factores comunes entre las personas que tiene EM “benigna”. Algunos de estos factores son ser mujer, presentar la enfermedad antes de los 40 años, tener remisiones muy largas o solo una exacerbación en los primeros cinco años de enfermedad. Sin embargo, estos resultados han sido muy discutidos, por lo que no se puede hablar de momento de indicadores de enfermedad “benigna”.

Además, otro aspecto importante es que tener una EM “benigna” no quiere decir que no evolucione. Es frecuente tener fatiga y presentar alteraciones cognitivas leves. La inflamación y lesiones cerebrales se acumulan igualmente, aunque no de la misma manera que en las formas comunes de EM. Por lo tanto, la EM no deja de avanzar a pesar de su levedad.

Por otra parte,  la EM “benigna” puede cambiar con el tiempo y evolucionar a una forma remitente progresiva, tal y como indican algunos estudios, según los cuales solo el 50% de los casos de EMbenignas” continúan siéndolo a los 20 años del diagnóstico. Sin embargo, si la EM “benigna” se trata desde el inicio, las probabilidades de progresión son menores. De ahí que sea importante tratarla desde las fases iniciales, incluso en sus formas leves.

 Referencias

  1. Esclerosis múltiple. Roche Pacientes
  2. Understanding Benign MS
  3. Current Neurology and Neuroscience Reports. Benign multiple sclerosis: does it exist?
  4. Benign course in multiple sclerosis: a review.

 

El compromiso de Roche con los pacientes
es descubrir, desarrollar y comercializar soluciones innovadoras para necesidades médicas no cubiertas que transformen la vida de los pacientes.


COMPROMISO ROCHE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X