Vacunas y tratamientos de la Covid-19

Los esfuerzos científicos han permitido, en tiempo record y con una elevada seguridad, desarrollar vacunas frente al SARS-CoV-2. La vacuna puede prevenir que te contagies con la COVID-19 o que enfermes de gravedad.

Actualmente existen dos tipos de vacunas aprobadas para la prevención de la COVID-19, las basadas en ARN mensajero y las basadas en vectores virales:

-       ARN mensajero: las vacunas de ARN mensajero les enseñan a nuestras células a fabricar una proteína, la proteína S, que desencadena una respuesta inmunitaria dentro de nuestro organismo. Después de la vacunación, tus células comienzan a producir la proteína S y esto hace que el organismo produzca anticuerpos. Si más tarde te infectas con el virus de la COVID-19, estos anticuerpos combatirán el virus.

-       Vacuna de vector viral. En este tipo de vacuna, el material genético del virus de la COVID-19 se introduce en un “vector viral”, un virus benigno creado en el laboratorio que es incapaz de infectar ni dañar de ninguna forma al organismo. Cuando el vector ingresa en las células, se producen copias de la proteína S, igual que hacía el ARNm. Una vez que las células presentan las proteínas S, el sistema inmunitario responde mediante la creación de anticuerpos. Igual que ocurría en las vacunas de ARNm, si más tarde te infectas con el virus de la COVID-19, los anticuerpos combatirán el virus.

Las vacunas de ARNm y de vector viral no se introducen en el núcleo de la célula, donde se encuentra tu ADN, por lo que no pueden modificar tu material genético.

Vacunas Covid-19-twitter-card.png

En caso de contraer el coronavirus, la vacuna te permitirá defenderte. Si, aún no te has vacunado o a pesar de la vacuna desarrollas síntomas, se están desarrollando tratamientos que eviten complicaciones. La Comisión Europea confirma una cartera de diez fármacos para tratar al virus, seis ya están bajo análisis de la EMA (Agencia Europea de Medicamentos).

Entre los fármacos estudiados, se encuentran los anticuerpos monoclonales, diseñados para imitar los anticuerpos de nuestro organismo encargados de defendernos del coronavirus. Cuando el SARS-CoV-2 se introduce en nuestro organismo, nuestro cuerpo produce los denominados anticuerpos.

En el laboratorio,se han reproducido estos anticuerpos dando lugar al tratamiento con anticuerpos monoclonales. Al recibir este tipo de terapia, una persona con una prueba positiva para COVID-19 o con exposición de riesgo a contagio tendrá un incremento temporal en su inmunidad, lo que puede ayudar a evitar que progrese a un estado más grave. Un tratamiento para COVID-19 con anticuerpos monoclonales puede acelerar el camino hacia la recuperación de una persona contagiada o prevenir que una persona se contagie de COVID-19.

Otro tipo de tratamientos que también se han utilizado en los pacientes infectados son los fármacos inmunosupresores y antiinflamatorios. Estos fármacos actúan disminuyendo nuestro sistema inmune. Esta inhibición es necesaria en las fases más avanzadas de la COVID-19, cuando se produce neumonía grave y una activación desmesurada del sistema inmune. El uso de este tipo de tratamientos se asocia con una mejora de los pacientes más graves.

El tercer tipo de terapias son los tratamientos antivirales. Estos fármacos actúan atacando directamente al virus y su funcionamiento. Los tratamientos antivirales están siendo estudiados en numerosos ensayos clínicos para la COVID-19, algunos de ellos, con muy buenos resultados.

La Organización Mundial de la Salud desaconseja la automedicación de cualquier tipo para prevenir o curar la COVID-19, por lo que todo tratamiento debe ser determinado por profesional sanitario.

Img_inmunidad_fullwidth.png

Otro tipo de tratamientos que también se han utilizado en los pacientes infectados son los fármacos inmunosupresores y antiinflamatorios. Estos fármacos actúan disminuyendo nuestro sistema inmune. Esta inhibición es necesaria en las fases más avanzadas de la COVID-19, cuando se produce neumonía grave y una activación desmesurada del sistema inmune. El uso de este tipo de tratamientos se asocia con una mejora de los pacientes más graves.

El tercer tipo de terapias son los tratamientos antivirales. Estos fármacos actúan atacando directamente al virus y su funcionamiento. Los tratamientos antivirales están siendo estudiados en numerosos ensayos clínicos para la COVID-19, algunos de ellos, con muy buenos resultados.

La Organización Mundial de la Salud desaconseja la automedicación de cualquier tipo para prevenir o curar la COVID-19, por lo que todo tratamiento debe ser determinado por profesional sanitario.

 

M-ES-00005826

Artículos relacionados

A continuación dejamos listados una serie de artículos relacionados con la COVID-19 que pueden ser de tu interés:

04 Sep 2022

Día Mundial de la Salud Sexual

08 Sep 2022

Día Mundial de la Fisioterapia

15 Sep 2022

Día Mundial del Linfoma

17 Sep 2022

Día Mundial de la Seguridad del Paciente

Próximos eventos