Pruebas sobre el linfoma

pruebas linfoma

Una biopsia es una pequeña operación que se practica para extirpar un ganglio o parte del bulto. El material extraído se examina al microscopio para determinar exactamente cuáles son las células afectadas. Puede que ya te hayan hecho una biopsia de ganglios linfáticos, puesto que esta es la mejor manera de confirmar la sospecha de linfoma.

El tratamiento más apropiado para ti se elegirá dependiendo del resultado de la biopsia.

Es posible que no te den inmediatamente los resultados de la biopsia, puesto que es un procedimiento de laboratorio bastante complicado. A nadie le resulta fácil esperar, pero es importante saber qué tipo de linfoma tienes para que te puedan administrar el tratamiento adecuado.

¿Por qué me van a hacer un scanner?
Los scanners son necesarios porque muchos ganglios linfáticos están localizados en zonas profundas del organismo y no se pueden palpar desde el exterior. Los scanners mostrarán también si la enfermedad afecta a otras partes del organismo.

Hay diferentes tipos de scanners:
La TAC (Tomografía computerizada) es una técnica que se sirve de un ordenador para analizar las imágenes radiológicas del cuerpo, tomadas desde diferentes ángulos. Proporciona imágenes en 3 dimensiones.

La RMN (Resonancia magnética nuclear) proporciona imágenes en 3 dimensiones, similares a las de la TAC, midiendo el cambio en ondas magnéticas mientras pasan a través del cuerpo.

La ecografía utiliza ondas de sonido de alta energía que “rebotan” contra los bultos que pueda haber en el organismo.

Nuevamente, es probable que tengas que esperar cierto tiempo para conocer los resultados de estas pruebas, ya que deben prepararse y analizarse minuciosamente.

Los resultados de los scanners muestran exactamente dónde está localizado el linfoma y son importantes para elegir el mejor tratamiento.

Los scanners no son pruebas dolorosas. Puede que te pidan que bebas algún líquido.

Los scanners pueden durar hasta una hora. La maquinaria utilizada es de gran tamaño y puede producir ruido. Se te pedirá que permanezcas inmóvil durante bastante tiempo.

Puede que esta prueba sea necesaria para comprobar si hay células de linfoma en la médula ósea. Se toma una pequeña muestra de médula ósea, normalmente de la pelvis. Se utiliza un anestésico local y se te puede proporcionar un sedante. Puede que después de esta prueba, sientas un poco de dolor durante algún tiempo.

Tendrás que hacerte muchos análisis de sangre. La muestra de sangre para el análisis se toma normalmente de una vena del brazo, por medio de una aguja. Si llevas un catéter central o de Hickman se puede extraer la sangre directamente del catéter. Los catéteres centrales se explican en la sección correspondiente a quimioterapia. Las células sanguíneas se forman en la médula ósea. Las células de la médula ósea se dividen rápidamente para producir células sanguíneas nuevas.

El objetivo de la quimioterapia y la radioterapia es atacar a las células en proceso de división. La quimioterapia destruye las células sanguíneas de la médula ósea, así como las células de linfoma.

En la tabla siguiente, se describen los principales tipos de células sanguíneas. Es necesario realizar análisis de sangre con regularidad para asegurar que sigues teniendo suficientes células de cada tipo.

GLÓBULOS BLANCOS GLÓBULOS ROJOS PLAQUETAS
NOMBRE MÉDICO Neutrófilos
Linfocitos
Monocitos
Eritrocitos Plaquetas
FUNCIÓN DE LAS CÉLULAS Luchar contra las infecciones Transportar oxígeno Detener las hemorragias
SU CARENCIA PROVOCA Neutropenia Anemia Trombocitopenia
RECUENTO NORMAL Leucocitos totales:
4-11 (x109/l)Neutrófilos:
2-8 (x106/l)
Varones adultos:
4,4-6 (x1012/l)Mujeres adultas:
4,2-5,4 (x1012/l)
130-400 (x109/l)
SU CARENCIA PUEDE IMPLICAR Infecciones Palidez, cansancio, dificultad respiratoria, escalofríos, vértigo y cefaleas Aparición de hematomas con facilidad
Hemorragias más prolongadas
Hemorragia nasal y gingival
Sangre en orina
ACCIÓN Antibióticos
Interrumpir el tratamiento hasta que el recuento vuelva a la normalidad
Transfusión de eritrocitos Transfusión de plaquetas

A veces, el linfoma puede penetrar en el líquido que rodea la médula espinal y el cerebro.

Este líquido se llama líquido cefalorraquídeo (LCR). Se extrae del espacio comprendido entre dos huesos de la parte inferior de la columna, por medio de una aguja y jeringa. Antes de extraerlo, se administra un anestésico local.

¿Hay algún problema con esta prueba?
Algunas personas tienen dolor de cabeza después de esta prueba. Para evitar el dolor de cabeza quédate un rato tumbado después de la prueba y bebe mucha agua.

Lymphoma association

Traducción y Adaptación de: A Young Person’s Guide to Lymphoma por cortesía de Lymphoma association

El compromiso de Roche con los pacientes
es descubrir, desarrollar y comercializar soluciones innovadoras para necesidades médicas no cubiertas que transformen la vida de los pacientes.


COMPROMISO ROCHE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X