Cocinar con Artritis Reumatoide: 10 trucos en la cocina

Cocinar con artritis reumatoide

Cocinar puede ser difícil para la persona con artritis reumatoide, pues ésta vive su día a día con limitaciones físicas, dolor y fatiga. El dolor puede hacer que simples tareas de cocina se conviertan en difíciles, especialmente las que implican a las manos, los dedos, las muñecas, los codos y los hombros.

A continuación, unos trucos que pueden facilitar estas tareas:

  1. Cuando diseñe su cocina, piense en la comodidad pero también en la seguridad. Con un poco de creatividad y organización, y un par de horas de tiempo, su cocina estará perfecta para ayudarle a proteger sus articulaciones y no malgastar su energía.
    • Cambie todo lo que le parezca incómodo o complicado en su cocina.
    • Una cocina diseñada con simplicidad le permitirá una mayor independencia.
    • Cuando organice su cocina, tenga siempre en mente las normas de seguridad.
    • Guarde los artículos de cocina cerca de la zona en que se van a utilizar.
    • Instale tiradores en los muebles que sean fáciles de agarrar.
    • Guarde las especias en un cajón, en lugar de en un armario alto.
    • La cocina debe tener los mandos en la parte delantera.
    • Almacene en los armarios los artículos de uso frecuente a la altura entre la rodilla y el hombro, para eliminar flexiones y estiramientos innecesarios.
  2. Los estantes y armarios de cocina deben ser fácilmente accesibles, para no forzar los músculos y las articulaciones dolorosas al coger los platos y los utensilios de cocina. Asegúrese de que tiene sus estantes organizados correctamente: los artículos más utilizados más cerca y los utilizados con poca frecuencia almacenados más lejos o más arriba. Asegúrese también de que los artículos de cocina no se apilen precariamente, para evitar accidentes.
  3. Utilice utensilios de cocina ligeros y ergonómicos, con agarraderas prácticas, fáciles y antideslizantes. Este simple hecho mejorará mucho la destreza manual y reducirá el dolor en las articulaciones hinchadas y deformadas. Por ejemplo, utilice platos de peso ligero y recipientes de cocina ligeros y antiadherentes.
  4. Utilice cazuelas y cacerolas de doble asa. Estos utensilios pueden ser pesados y difíciles de manejar para la gente con articulaciones dolorosas, con la consiguiente amenaza de seguridad. En cambio, utilizar utensilios con dos asas puede contribuir a evitar un accidente doméstico y disminuir el riesgo de daño, pues distribuye el peso entre ambas manos y muñecas.
  5. Las batidoras y picadoras automáticas son necesarias, especialmente para aquellos pacientes que tienen dificultades en las tareas manuales de cocina como cortar, trocear o picar. La máquina debe adecuarse a las limitaciones del paciente, con lo que debe tenerse en cuenta a la hora de escogerla y comprarla (cambios y limpieza de cuchillas, separación de sus componentes, etc.).
  6. Los cuchillos especializados simplifican las tareas de cortar. Es importante invertir tiempo en elegir los instrumentos de cocina adecuados, pues son clave especialmente en los pacientes con limitaciones físicas. Por ejemplo, los cuchillos balancín, de mango grande, utilizan la acción de rodar para cortar alimentos en una superficie plana, por lo que son muy útiles en personas con problemas de agarre.
  7. Los taburetes de cocina son tan importantes para cocinar con artritis reumatoide como cualquier otro elemento o herramienta. Cocinar puede ser un proceso largo, y esto repercute en el nivel de dolor. Sentarse un rato en un taburete alto mientras se acaba de preparar la comida puede ser esencial.
  8. Almacene adecuadamente los alimentos. Los recipientes deben ser fáciles de manejar y de abrir, ya sean recipientes de plástico u bolsas (con abrefácil), con el fin de evitar lesiones en las manos y dolores en las articulaciones. Otro punto importante es tener claro qué guardar y cómo guardarlo. Lo mejor es guardar la comida a punto para comerla o la verdura ya limpia, cortada y envasada, lista para cocinar.
  9. Planificar las sobras de comida. Cuando cocine, coja el hábito de hacer comida de más, y planifique las sobras. Tenga recipientes o bolsas de congelación preparadas. Hacer el doble de comida es fácil, y será un día menos de cocinar después. Y siempre es cómodo y útil tener comida saludable preparada o congelada en la nevera en los días malos.
  10. La sopa es sencilla de preparar, nutritiva y relajante, ayuda a la gente a sentirse mejor. Debe asegurarse de tener en la despensa sopa envasada o en sobre para los días malos, o los ingredientes para prepararla cuando se sienta con ganas de cocinar. No olvide tener cuidado al movilizar la cazuela, asegúrese de tenerla bien agarrada por las dos asas o utilice un cucharón, para evitar el peso y las quemaduras.

Más información

El compromiso de Roche con los pacientes
es descubrir, desarrollar y comercializar soluciones innovadoras para necesidades médicas no cubiertas que transformen la vida de los pacientes.


COMPROMISO ROCHE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X