¿Tiene cura la Esclerosis Múltiple?

Actualmente, la Esclerosis Múltiple no tiene cura, pero existen tratamientos efectivos y seguros que ayudan a controlar los síntomas y a frenar la progresión de la enfermedad, algo impensable hace tan sólo 20 años. La EM es una enfermedad inflamatoria, neurodegenerativa y crónica, por lo que los pacientes tienen que aprender a convivir con ella.

Hoy en día, con el tratamiento adecuado pautado por el neurólogo, se puede disminuir no sólo la progresión que conlleva esta enfermedad sino incluso tratar de mantener la calidad de vida de los pacientes y de su entorno. Son muchos los testimonios que han dado prueba de esto.

Aunque el tratamiento farmacológico es clave es muy importante entender como parte del tratamiento otras terapias como son la fisioterapia, la rehabilitación física, la logopedia y la atención psicológica1.  Siempre teniendo en cuenta los síntomas y características de cada paciente. Además, de esto, es fundamental que todas las personas con EM adopten unos hábitos de vida saludable basados fundamentalmente en una alimentación sana y equilibrada y en la práctica regular de ejercicio físico, adaptado a cada persona.

Diagnóstico precoz

Uno de los aspectos más importantes para frenar la progresión de la enfermedad y controlar los síntomas es el diagnóstico precoz. Diferentes estudios han mostrado que existe una mayor probabilidad de frenar esta progresión con tratamientos efectivos poco después del diagnóstico. Ello implica que los pacientes puedan vivir con mayor calidad de vida.

En la actualidad, según la Sociedad Española de Neurología (SEN), el en las últimas dos décadas, el número de pacientes con esclerosis múltiple se ha duplicado. Cada año se diagnostican 1800 nuevos casos en España2. Sin embargo, el diagnóstico es cada vez más temprano, algo que mejora notablemente el control de los síntomas, y, por ende, la calidad de vida de los afectados. Según esta misma sociedad científica, además del diagnóstico precoz, algunos de los factores que están detrás de este aumento de casos en la EM son: tabaco, déficit de vitamina D, la escasa exposición a la luz solar, aumento del consumo de sal, la obesidad y los cambios dietéticos2.

Una de las mayores preocupaciones de los pacientes y familiares de EM es la movilidad de los pacientes y si tendrán que utilizar algún día una silla de ruedas. Hoy en día, con los tratamientos actuales, la gran mayoría de los pacientes puede seguir caminando, después de años del diagnóstico. De hecho, se estima que tan solo un 25% de los pacientes tendrá que utilizar una silla de ruedas o un dispositivo de asistencia a lo largo de su enfermedad3.

En las dos últimas décadas, ha habido un gran avance en el conocimiento y manejo de la EM, por ello los pacientes, con un buen seguimiento y adherencia al tratamiento, tienen una mejor calidad de vida.

 

Fuentes:

El compromiso de Roche con los pacientes
es descubrir, desarrollar y comercializar soluciones innovadoras para necesidades médicas no cubiertas que transformen la vida de los pacientes.


COMPROMISO ROCHE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X