Enfermedad de Marburg, ¿variante de la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple (EM) engloba distintos tipos de patrones desmielinizantes entre los que se encuentra la enfermedad de Marburg, que se considera una variante muy poco frecuente y que tiene un pronóstico muy grave. De hecho, progresa de manera muy rápida y en algunos casos tiene un curso remitente – recurrente hasta que aparece un brote fulminante que puede desencadenar la muerte.

Al igual que la esclerosis múltiple, la enfermedad de Marburg provoca el deterioro y pérdida de la mielina, una sustancia que rodea las fibras nerviosas y que facilita la transmisión de los impulsos nerviosos. Debe su nombre al neurólogo austríaco Otto Marburg, que en 1906 describió el primer caso de esta letal enfermedad. A pesar de todo el tiempo transcurrido, su diagnóstico continúa siendo un verdadero reto para los especialistas, ya que la enfermedad de Marburg y la esclerosis múltiple comparten varias características que hacen difícil la distinción entre una y otra. Lo que las diferencia es la agresividad y rapidez en la progresión.

La evolución clínica y las pruebas radiológicas son las que proporcionan las principales pistas para poder distinguir entre la enfermedad de Marburg y otras formas de esclerosis múltiple o de patrones desmielinizantes atípicos, como por ejemplo la neuromielitis óptica, la esclerosis concéntrica de Balo o la enfermedad de Schilder.

La resonancia magnética es una técnica fundamental para el diagnóstico, ya que permite determinar la localización, tamaño y progresión de las placas de desmielinización. En el caso de la enfermedad de Marburg las lesiones suelen ser de gran tamaño y crean un efecto de masa. Algunas investigaciones sugieren que la rápida desmielinización que caracteriza a esta enfermedad puede deberse al hecho de que las lesiones se sitúan principalmente en los hemisferios cerebrales y en el tronco encefálico, que se encuentra entre la médula espinal y el cerebro.

El tronco encefálico es fundamental para la correcta comunicación entre el cerebro y la medula espinal, por lo que su deterioro explicaría el gran impacto que tiene la enfermedad en las funciones motoras. Pero además, interviene en otras funciones críticas, como la respiración o el ritmo cardiaco. Otro motivo por el cual la resonancia magnética es clave en el diagnóstico, es que la histología o análisis microscópico de los tejidos afectados suele ser similar en la enfermedad de Marburg y la esclerosis múltiple.

Los síntomas también coinciden en las dos enfermedades y dependen de las zonas del sistema nervioso central que estén afectadas. En el caso de la enfermedad de Marburg aparecen y se agudizan de forma rápida. Los más frecuentes son parálisis de miembros, espasticidad (rigidez muscular), afasia, ataxia, fallo respiratorio, alteración del estado de consciencia, hipertensión intracraneal y alteraciones visuales.

Aunque la detección precoz es fundamental en ambas enfermedades, lo cierto es que en el caso de la enfermedad de Marburg las posibilidades de tratamiento son limitadas en comparación con la esclerosis múltiple.

Referencias

¿Qué es la esclerosis múltiple? Roche Pacientes

https://rochepacientes.es/esclerosis-multiple/que-es-la-esclerosis-multiple/  

Esclerosis de Marburg

https://www.revista-portalesmedicos.com/revista-medica/esclerosis-de-marburg/

Catástrofes neurológicas por enfermedades desmielinizantes

http://www.elsevier.es/es-revista-neurologia-295-pdf-S0213485310700487-S300

El compromiso de Roche con los pacientes
es descubrir, desarrollar y comercializar soluciones innovadoras para necesidades médicas no cubiertas que transformen la vida de los pacientes.


COMPROMISO ROCHE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X