Síntomas en las mujeres con Esclerosis Múltiple

sintomas esclerosis multiple

Según la Sociedad Española de Neurología¹, la Esclerosis Múltiple afecta a 47.000 personas en España y la prevalencia es mucho mayor entre las mujeres. De hecho, cerca del 70 % de los casos que se diagnostican se producen en mujeres, en las que es más frecuente la forma remitente-recurrente, que se caracteriza por brotes puntuales de la enfermedad de los que el paciente se puede recuperar total o parcialmente. La forma primaria-progresiva, en la que el empeoramiento es continuo y gradual, se presenta por igual en ambos sexos.

Sin embargo, una mayor prevalencia no se traduce necesariamente en una presentación más virulenta de los síntomas. De hecho, estos suelen ser similares en ambos sexos salvo en lo que a síntomas sexuales se refiere.

Aunque la esclerosis múltiple no suele afectar a la fertilidad, las mujeres con esta enfermedad presentan un gran número de síntomas que pueden empeorar su calidad de vida sexual, como falta de sensibilidad y de deseo sexual, problemas de lubricación que causan dolor durante la penetración o incontinencia urinaria que entorpece las relaciones. Estos síntomas en las mujeres no solo tienen un impacto físico sino también emocional. Por ello, ante su aparición es importante hablar abiertamente con el especialista, quien podrá recomendar las medidas necesarias para mejorarlos.

 

Los factores de riesgo en las mujeres con EM

Numerosos estudios intentan descubrir porqué la Esclerosis Múltiple afecta más a las mujeres que a los hombres, y los motivos pueden estar en la suma de varios factores² entre los que se encuentra la complejidad del sistema inmune femenino y las hormonas sexuales. Los estrógenos, la progesterona y la testosterona tienen un papel clave en la modulación del sistema inmune y, en consecuencia, en la enfermedad.

Los niveles elevados de estrógenos, por ejemplo, se asocian con una menor actividad de la esclerosis múltiple, y las mujeres con la enfermedad presenten menos síntomas y una menor actividad de la enfermedad durante el embarazo, cuando los niveles de estrógenos están elevados.

En la EM también hay um componente genético y cabe la posibilidad de que hombres y mujeres expresen de manera distintas los genes que están implicados en la enfermedad. Sin embargo, todavía no se ha podido demostrar que exista esta diferencia entre sexos.

Por último, es importante destacar los factores ambientales, como la alimentación, el desarrollo de ciertas infecciones, el tabaquismo o el estrés, que podrían explicar las diferencias entre hombres y mujeres. Aunque todavía queda mucho por investigar, cada vez se sabe más sobre algunos de estos factores. Un ejemplo está en los niveles de vitamina D, que se sintetiza gracias a la exposición solar y cuyo déficit parece elevar el riesgo de esclerosis múltiple. De ahí que a mayor latitud la prevalencia de la enfermedad sea mayor y la escasa exposición al sol en otras latitudes también se asocie a un mayor riesgo.

 

Referencias

Sociedad Española de Neurología http://www.sen.es/

Hanne F. Harbo, Ralf Gold & Mar Tintoré. Sex and gender issues in multiple sclerosis. Ther Adv Neurol Disord. 2013 Jul; 6(4): 237–248. DOI:  10.1177/1756285613488434

 

El compromiso de Roche con los pacientes
es descubrir, desarrollar y comercializar soluciones innovadoras para necesidades médicas no cubiertas que transformen la vida de los pacientes.


COMPROMISO ROCHE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X