Recomendaciones nutricionales en la Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI)

¿Qué dieta deben seguir los pacientes con FPI?

La alimentación es una parte fundamental para los pacientes con Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI) . Es importante que se siga una alimentación variada y equilibrada adoptando siempre el patrón de la dieta mediterránea.

En la actualidad, la FPI no tiene cura pero existen medicamentos antifibróticos que ralentizan la progresión de esta patología. Es fundamental llevar un control de los síntomas gastrointestinales que en ocasiones puede provocar la medicación como son reflujo gastroesofágico, naúseas, vómitos y diarrea.

“Llevar una dieta sana y equilibrada es importante para cualquier persona, esté sana o tenga alguna patología, también los pacientes con FPI”, afirma Bárbara Romano, nutricionista del Hospital Clínic de Barcelona. Sin embargo, es importante que los pacientes con FPI sigan además “unas recomendaciones específicas que suelen ir muy relacionadas a la sintomatología que puedan tener según la medicación que les hayan pautado. No todos los pacientes tienen síntomas, ni todos tienen los mismos ni tampoco el mismo proceso de recuperación”.

Como regla general, es importante seguir cuatro consejos. Según enumera Romano:

  • Masticar bien los alimentos para así dedicar más espacio y tiempo a lo que comemos.
  • Fraccionar la alimentación. Esto es, comer varias veces al día ya que así se regula mejor el hambre. Ambas cosas ayudarán a tener una mejor digestión.
  • Es recomendable planificar bien las comidas pues será más fácil prepararlas e incluir en ellas los alimentos necesarios.
  • Una regla de oro que nos ayudará a comer mejor y más sano es comprar más en el mercado y menos en el supermercado, así “se tendrán más productos naturales y de temporada y menos procesados”, apunta la experta.

En cuanto a la dieta, lo más importante es que sea variada y equilibrada. Es importante aumentar el consumo de frutas y verduras y elegir productos integrales en vez de refinados, siempre que no haya síntomas gastrointestinales. No quiere decir que los alimentos refinados no se puedan comer, aclara la nutricionista, pero conviene recordar la importancia de consumir alimentos integrales porque son más nutritivos.

Por otro lado, es importante incluir semanalmente un consumo de lácteos (si no tienen problemas de intolerancia) y de alimentos proteicos priorizando aquellos que no contengan muchas grasas saturadas. Por otra parte, reducir todo lo posible el consumo de bollería, snack y precocinados.

En lo que respecta a la forma de cocinar, lo más recomendable es hacer los platos a la plancha, al horno, al vapor, hervidos o al microondas, etc. Incluso, hacer estofados. “Los fritos y los rebozados, mejor que sean para consumo ocasional. Máximo dos veces por semana, mejor incluso, si son menos. Un truco muy saludable que da mucho sabor a los platos es hacer sofritos”, aconseja.

En el caso de las cenas, es importante que:

  • las cenas sean ligeras. Esto es, “que ni sean muy grandes en cantidad ni muy grasas ni condimentadas”.
  • Además, es muy recomendable dejar dos horas entre la cena y la hora de irse a la cama para evitar el reflujo gastroesofágico que, según explica Romano, se ha visto que puede influir en la función pulmonar.
  • Igualmente, se debería dejar pasar también dos horas entre la comida y la siesta, sin embargo en este caso es más difícil por los horarios y las costumbres que tenemos, así es importante asegurar al menos la postura: es recomendable que no se esté totalmente tumbado sino en un ángulo de 30 o 45º.

En el caso de que los pacientes tengan síntomas, hay que seguir unas recomendaciones específicas que serán pautadas por el especialista. Un consejo que pueden seguir si su médico lo indica es la de tomar probióticos, que “ayudan a restablecer la flora intestinal y a que el paciente se recupere antes de sus síntomas”, apunta. Por ejemplo, tomar yogures (aportan probióticos de forma natural), cápsulas o suplementos. Éstos últimos serían indicados cuando hay diarreas o se están tomando antibióticos. En todos los casos, hay que preguntar al especialista y seguir sus indicaciones: no todos los pacientes con PFI son iguales.

El compromiso de Roche con los pacientes
es descubrir, desarrollar y comercializar soluciones innovadoras para necesidades médicas no cubiertas que transformen la vida de los pacientes.


COMPROMISO ROCHE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X