Tratamiento del Cáncer de Ovario

El Tratamiento dependera En Cada Caso del tipo de cáncer, del estadio en el Que se encuentre la enfermedad y del estado general, de la Paciente ( Estado de rendimiento ).

Tratamiento de los estadios iniciales del cáncer de ovario.

El tratamiento de elección en el estadio I y II del cáncer de ovario es la cirugía.

La mayoría de los pacientes con estadio I en las que el tumor se encuentra limitado a los ovarios alcanza la curación de la enfermedad con la cirugía. Sin embargo, existe un 20-30% de pacientes que recaerán después del tratamiento quirúrgico.

Hay una serie de factores que se han asociado a un mayor riesgo de recaída, como son:

  • El grado de diferenciación : Los pacientes con tumores grado 1 tienen mayor supervivencia que las que tienen un grado 3.
  • Estadio de la enfermedad : en los estadios IA e IB la supervivencia a 5 años después de un tratamiento solo con cirugía es del 90% y en el estadio IC hasta el 70%.
  • Ruptura de la cápsula ovárica  antes o durante el procedimiento quirúrgico.

Según los factores pacientes podemos hablar de pacientes con alto riesgo de recaída y pacientes con bajo riesgo de recaída posquirúrgica.

Tratamiento de los estadios avanzados del cáncer de ovarios.

En los estadios III y IV del cáncer de ovario el tratamiento de elección es  cirugía citorreductora seguida de quimioterapia intravenosa .

Opciones de tratamiento

Entre las opciones de tratamiento frente al cáncer de ovario destacan:

Cirugía

La cirugía en el cáncer de ovario tiene un doble objetivo: diagnóstico y terapéutico, y está claramente establecido.

Es esencial para el diagnóstico, el estadiaje y el tratamiento del cáncer de ovario. Se realiza la extirpación del útero (histerectomía), de los ovarios (anexectomía), del apéndice, del epiplón y de los ganglios. Además, se toman muestras de toda la cavidad abdominal para su examen posterior.

La cirugía puede ser de dos tipos:

  • Conservadora : Cuando la mujer es joven, el estadio es muy precoz y desea tener hijos, puede valorar el extirpar solo el ovario que presenta el tumor.
  • Citorreductora : Se realiza en los estadios avanzados de la enfermedad. Su propósito es extirpar la mayor cantidad posible de tumor y no dejar ninguna masa macroscópica. Esta reducción del tamaño permite una mayor eficacia de la quimioterapia posterior y se traduce en una mayor supervivencia de las pacientes.

Después de la quimioterapia se puede realizar una segunda cirugía llamada "Segunda mirada" (o "segunda mirada") para valorar la respuesta del tumor al tratamiento. Aunque lo más común es hacer seguimiento de la respuesta al tratamiento con un TAC o una analítica.

También en algunos casos, cuando la primera cirugía no puede ser completa, se repite a una segunda cirugía citorreductora tras varios ciclos de quimioterapia con el fin de completar la primera.

El éxito de la primera intervención quirúrgica tiene un impacto claro en la supervivencia de los pacientes.

Tras la cirugía, el tratamiento tiene como objetivos: eliminar la enfermedad residual microscópica con el fin de evitar la reaparición del cáncer cuando no se reduce la resección completa, reducir y eliminar la enfermedad residual macroscópica.

Quimioterapia

La cirugía en el cáncer de ovario tiene un doble objetivo: diagnóstico y terapéutico, y está claramente establecido.

Es esencial para el diagnóstico, el estadiaje y el tratamiento del cáncer de ovario. Se realiza la extirpación del útero (histerectomía), de los ovarios (anexectomía), del apéndice, del epiplón y de los ganglios. Además, se toman muestras de toda la cavidad abdominal para su examen posterior.

La cirugía puede ser de dos tipos:

  • Conservadora : Cuando la mujer es joven, el estadio es muy precoz y desea tener hijos, puede valorar el extirpar solo el ovario que presenta el tumor.
  • Citorreductora : Se realiza en los estadios avanzados de la enfermedad. Su propósito es extirpar la mayor cantidad posible de tumor y no dejar ninguna masa macroscópica. Esta reducción del tamaño permite una mayor eficacia de la quimioterapia posterior y se traduce en una mayor supervivencia de las pacientes.

Después de la quimioterapia se puede realizar una segunda cirugía llamada "Segunda mirada" (o "segunda mirada") para valorar la respuesta del tumor al tratamiento. Aunque lo más común es hacer seguimiento de la respuesta al tratamiento con un TAC o una analítica.

También en algunos casos, cuando la primera cirugía no puede ser completa, se repite a una segunda cirugía citorreductora tras varios ciclos de quimioterapia con el fin de completar la primera.

El éxito de la primera intervención quirúrgica tiene un impacto claro en la supervivencia de los pacientes.

Tras la cirugía, el tratamiento tiene como objetivos: eliminar la enfermedad residual microscópica con el fin de evitar la reaparición del cáncer cuando no se reduce la resección completa, reducir y eliminar la enfermedad residual macroscópica.

Radioterapia

La radioterapia consiste en la utilización de las radiaciones ionizantes (Rayos X de alta energía) con el objetivo de destruir las células cancerosas.

Se considera un tratamiento local y el procedimiento es similar al de una radiografía.

Las radiaciones emitidas se dirigen directamente al tumor y solo directamente las células de la zona irradiada.

Existen dos formas de administrar la radioterapia: externa e interna.

  • Radioterapia externa : Se utiliza una máquina, llamada acelerador lineal, que emite radiaciones dirigidas directamente al cáncer, este tratamiento solo dura unos pocos minutos. Como consecuencia de la radioterapia, la piel cercana al área tratada puede tomar la apariencia de quemada por el sol, pero esto va desapareciendo gradualmente con el tiempo (aproximadamente de 6-12 meses). A veces también producimos cansancio, náuseas y diarrea.
  • Radioterapia interna (Braquiterapia) : consiste en la introducción de implantes de materiales radiactivos que se colocan junto con el tumor. No se suele utilizar para tratar el cáncer de ovario. La utilización de un tipo u otro de radioterapia variará en función de las características del tumor y de las características del paciente.

A pesar de que se ha comprobado en múltiples estudios clínicos los beneficios de la radioterapia en el tratamiento del cáncer de ovario, sobre todo en el metastásico, su uso suele ser muy limitado debido a las toxicidades que se producen al irradiar todo el abdomen.

Hormonoterapia o terapia hormonal

Es el tratamiento del cáncer con hormonas y actúa modificando la producción de estrógenos o impidiendo la acción de los mismos sobre sus órganos diana.
Se utiliza con frecuencia para tratar los tumores estromales de ovario.

Nuevas estrategias

La investigación en Oncología es constante y fundamental y, como resultado de la misma, se han logrado grandes avances en el tratamiento del cáncer en los últimos años.

Entre estos avances cabe destacar la aparición de los tratamientos biológicos, que tienen un grupo de medicamentos con un mecanismo de acción común que actúan bloqueando de forma específica aspectos concretos de la biología celular o tumoral. Se caracteriza por atacar a las células cancerosas causando el menor daño posible a las células normales y, por lo tanto, produciendo menos efectos secundarios que la quimioterapia.

En el cáncer de ovario se ha detectado la eficacia de estos nuevos tratamientos, en particular de las terapias biológicas y entre los inhibidores de la angiogénesis.

  • Angiogénesis

Los tejidos del organismo necesitan alimentación para sobrevivir y los nutrientes que sufren principalmente a través de la sangre que circula por los vasos sanguíneos.

Los tumores, al igual que los demás tejidos del organismo, necesitan alimentación para poder crecer. Al principio, el tumor es pequeño y recibe los nutrientes de los vasos sanguíneos que existen a su alrededor; sin embargo, como los tumores crecen descontroladamente, llega un momento en que los nutrientes que reciben a través de estos vasos son insuficientes y para continuar creciendo se ven obligados a inducir la formación de nuevos vasos sanguíneos. Este proceso de formación de nuevos vasos sanguíneos se denomina angiogénesis.

El factor de crecimiento vascular endotelial (VEGF) es el mediador clave de este proceso.

Más información ¿Qué es el VEGF?

  • Fármacos Antiangiogénicos

Teniendo en cuenta las características del VEGF descritas más arriba, queda claro que la inhibición del VEGF representa un nuevo enfoque para la terapia antineoplásica con la posibilidad de:

  • Producir la regresión de los vasos sanguíneos inmaduros característicos de los tumores.
  • Reducir la permeabilidad vascular y disminuir así la presión intratumoral.
  • Disminuir la probabilidad de metástasis tumorales

Estas actividades también son complementarias a las modalidades terapéuticas actuales, en particular a la quimioterapia y los agentes biológicos dirigidos al tumor. Estas observaciones indican que la inhibición del VEGF podría ser un enfoque terapéutico racional para una amplia diversidad de tipos tumorales.

Uno de los métodos más prometedores para la inhibición del VEGF es la producción de anticuerpos monoclonales humanizados anti-VEGF. Uno de estos, el bevacizumab, inhibidor de la angiogénesis, ha proporcionado recientemente los primeros indicios claros del beneficio clínico de la terapia anti-VEGF.

  1. Artículo revisado por
    Juan Rodriguez Oncólogo
  2. Comparte el artículo

Artículos relacionados

A continuación dejamos listados una serie de artículos relacionados con el Cáncer de Ovario que pueden ser de tu interés: