LA RADIOTERAPIA EN EL CÁNCER DE PULMÓN

En el abordaje del cáncer de pulmón, el equipo médico tiene a su disposición distintas opciones terapéuticas.

Uno de esos tratamientos es la radioterapia que se aplica con frecuencia y es de gran utilidad en algunos casos concretos. Consiste en el uso de radiación para destruir las células cancerígenas. Es común su uso combinado con otras terapias como la cirugía o la inmunoterapia.

 

¿En qué consiste la radioterapia en el cáncer de pulmón?

¿Cómo se aplica la radioterapia en el cáncer de pulmón?


 

¿En qué consiste la radioterapia en el cáncer de pulmón?

La cirugía oncológica es una de las múltiples opciones terapéuticas para el tratamiento del cáncer de pulmón. Su empleo es frecuente en diagnósticos tempranos de la enfermedad, siendo su objetivo extraer el fragmento de pulmón que contenga todas las células cancerígenas, tanto en tejido pulmonar como en los ganglios linfáticos. 1,2,3,4

Es frecuente su uso combinado con quimioterapia o radioterapia. Si se administra antes de la intervención, se conoce como terapia neoadyuvante y el objetivo es reducir el tamaño del tumor. Al contrario, si se aplica después se le llama terapia adyuvante y es para destruir las posibles células cancerígenas remanentes 1,5 . Finalmente, la cirugía se podría combinar también con inmunoterapia, generando un nuevo acercamiento terapéutico para maximizar los efectos curativos.

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de la cirugía?

La radioterapia consiste en el uso de partículas u ondas de energía, como rayos X de fotones, gamma o de protones, para dañar y destruir a las células cancerígenas.1,2,3

Dicha radiación ataca al ADN de las células tumorales, el cual es básico para su desarrollo y reproducción. El daño se acumula en el ADN hasta llevarlo a un punto en el que es irreparable, lo que impide el crecimiento y la división de estas células malignas, provocándoles la muerte y reduciendo el tamaño o haciendo desaparecer el tumor.1,2,3

La aplicación de la radioterapia es local para así infundir una cantidad controlada de radiación sobre el tumor y respetar al máximo los tejidos sanos circundantes, evitando exponer a todo el cuerpo al tratamiento. A pesar de que se pueden ver afectadas células sanas, éstas se recuperan en su mayoría. Existe la radioterapia oral o intravenosa, pero ésta suele acumularse en el área tumoral, con lo que hay pocos efectos en el resto del cuerpo 1,3

La radioterapia se puede utilizar en distintos momentos y formas:1,3

Primaria

La radioterapia es el único tratamiento empleado.

Se aplica en casos de tumor localizado y en aquellos donde la cirugía, quimioterapia u otros tratamientos no prometen una supervivencia mayor del paciente, por ejemplo, en casos de cáncer de pulmón de células pequeñas.

Terapia neoadyuvante

En este caso, la radioterapia se emplea de forma preoperatoria para tratar de reducir el tamaño del cáncer antes de la cirugía.

Se puede combinar con quimioterapia u otros medicamentos como radiosensibilizadores, que hacen a las células cancerígenas más sensibles a la radiación.

Terapia adyuvante

La radioterapia se utiliza como terapia complementaria tras una cirugía, buscando eliminar posibles células cancerígenas remanentes.

Cáncer recurrente

Frente a un cáncer que vuelve a aparecer en el mismo sitio, la radioterapia puede ser una opción por valorar. Dependerá de varios factores, como si ya se ha administrado radiación en esa localización, qué cantidad, etc.

Cáncer metastásico

Se aplica la radioterapia en casos donde el cáncer se haya diseminado a otros órganos del cuerpo. A su vez, se pueden tratar las zonas de metástasis más frecuentes para evitar que el tumor secundario se desarrolle, aún cuando no sea detectable.

Radiación paliativa

En casos de cáncer de pulmón avanzado, se puede emplear la radioterapia para reducir el tamaño de los distintos tumores y aliviar síntomas como el dolor o dificultad para tragar.

¿Cómo se aplica la radioterapia en el cáncer de pulmón?

La radioterapia se puede administrar de dos formas principales:1,2,3

Haz externo

Se aplican los rayos X desde fuera del cuerpo, directamente sobre el área del tumor. Es similar a una radiografía convencional, aunque la dosis de radiación es más alta.

Hay varias maneras de administrar esta terapia externa:

Radioterapia conformada en 3D

Auxiliada por programas de ordenador.

Se administra desde varias direcciones para igualar la forma del tumor, reduciendo el daño circundante.

Radioterapia de intensidad modulada

Se ajusta la intensidad cerca de tejidos importantes, como la médula espinal.

Tomoterapia helicoidal

Emisión de muchos rayos de baja intensidad desde diferentes direcciones.

Radiocirugía estereotáctica

Radiación desde múltiples direcciones con múltiples rayos con mucha precisión, similar a una cirugía (aunque no conlleva ningún corte).

Utilizada en tumores encefálicos.

Radioterapia estereotáctica corporal

Utilizada fuera del cerebro.

Braquiterapia (interna)

Mediante una operación y/o un catéter, se aplican partículas o semillas de material radioactivo directamente sobre el tumor, o la vía respiratoria en la que se aloja y que se quiere desbloquear.

La radiación de estas semillas afecta de forma limitada al tejido sano de alrededor. Con el tiempo, ésta puede perder su radioactividad.

Archivado en:

¿Qué es el Cáncer de Pulmón?

El cáncer de pulmón es una de las enfermedades más graves y uno de los tipos de cáncer más frecuente en el ser humano.

Artículos relacionados

A continuación dejamos listados una serie de artículos relacionados con el Cáncer de Pulmón que pueden ser de tu interés:

03 Dec 2022

Día Internacional del Médico

03 Dec 2022

Día Internacional de las Personas con Discapacidad

05 Dec 2022

Día Internacional de los Voluntarios

12 Dec 2022

Día Internacional de la Cobertura Sanitaria Universal

Próximos eventos