¿Cómo se diagnostica la Atrofia Muscular Espinal (AME)?

El diagnóstico de sospecha de la AME, sobre todo en las formas infantiles, es generalmente clínico (historia de dificultades motoras, examen físico en el que se evidencia la alteración de las neuronas motoras...), pero es el análisis genético el que confirma el diagnóstico.

Mediante un análisis de sangre se puede identificar si hay mutaciones del gen responsable y permite identificar el 95% de las AME tipo I,II y III. Con este análisis también se puede identificar a los portadores.

Diagnóstico de la Atrofia Muscular Espinal

Existen otra serie de pruebas que pueden ayudar a establecer el diagnóstico:

Técnicas basadas en PCR

La reacción en cadena de la polimerasa, conocida como PCR por sus siglas en inglés Polymerase Chain Reaction, es una técnica de biología molecular cuyo objetivo es obtener un gran número de copias de un fragmento de ADN.

Una de sus principales aplicaciones es la realización de pruebas genéticas para detectar mutaciones en el ADN que puedan provocar algún tipo de enfermedad.

Se pueden hacer análisis del ADN de los padres para ver si son portadores, o analizar el ADN de los hijos por si están afectados por una enfermedad hereditaria.

Electromiografía

Es un procedimiento diagnóstico que sirve para valorar el funcionamiento de los músculos y las células nerviosas que los controlan (neuronas motoras).

Estudios de velocidad de conducción nerviosa (CMAP)

Es una prueba que mide la rapidez con la que el impulso eléctrico se desplaza a través de un nervio para ver si está funcionando correctamente. Puede dar información sobre alteraciones tanto de los músculos como de los nervios.

Estudios de velocidad de conducción nerviosa (CMAP)

Biopsia Muscular

Es un procedimiento que se utiliza para diagnosticar enfermedades que afectan al tejido muscular. Consiste en extraer una pequeña cantidad de tejido del músculo que se desea examinar y posteriormente analizarlo al microscopio para ver si existe alguna alteración del mismo.

Otras pruebas incluyen: análisis de sangre (incluye enzimas en suero, sobre todo la creatin- fosfoquinasa o CPK que puede estar elevada en estos pacientes) y análisis de orina.

Fuentes bibliográficas:

 

  1. Artículo revisado por
    Juan Rodriguez Oncólogo
  2. Comparte el artículo

Artículos relacionados

A continuación dejamos listados una serie de artículos relacionados con la Atrofia Muscular Espinal que pueden ser de tu interés: