Tipos de cáncer de pulmón

Tipos de cáncer de pulmón

En el cáncer de pulmón tiene mucha importancia qué tipo de célula está afectada, tanto para que el médico pueda decidir qué tratamiento debe seguir el paciente, como para calcular las posibilidades que tiene el paciente de sobrevivir a la enfermedad.

Los pulmones están formados por diferentes tipos de células, que se encargan cada una de distintas funciones. Existen dos grandes tipos de cáncer de pulmón – cuyo nombre hace referencia al aspecto de sus células -, dos grandes grupos de tumores que se han clasificado juntos porque tienen todos ellos un tratamiento y un pronóstico similar

· Cáncer de pulmón de células pequeñas, o microcítico.

· Cáncer de pulmón de células no pequeñas, o no microcítico.

En contadas ocasiones, algunos tumores malignos de pulmón tienen rasgos de los dos grandes grupos; es el cáncer de pulmón mixto de células grandes y pequeñas. También hay otros tipos de cáncer de pulmón menos frecuentes.

El cáncer de pulmón microcítico o de células pequeñas también se puede denominar tumor oat cell, (proviene del términocélulas de avena en inglés, debido a que las células cancerosas parecen copos de avena al observarlas con el microscopio),carcinoma indiferenciado de células pequeñas o carcinoma neuroendocrino pobremente indiferenciado.

Este tipo de cáncer de pulmón representa de un 10-15% de todos los tumores malignos del pulmón. Son un tipo de tumores de crecimiento rápido, con gran tendencia a extenderse a otros órganos.

Tiende a aparecer en las vías aéreas de mayor calibre—como en los bronquios primarios y secundarios—, y crece rápidamente, llegando a alcanzar un gran tamaño

La clasificación según su extensión en el momento del diagnóstico ayuda a distinguir a aquellos pacientes que pueden recibir tratamientos locales, como cirugía o radioterapia (tumores limitados), de aquellos que tienen menos probabilidades de ser curados y requieren otro enfoque terapéutico (tumores diseminados).

  • Enfermedad limitada: el cáncer se localiza únicamente en un pulmón y quizás en los ganglios linfáticos cercanos (regionales) del mismo lado del tórax. Suele encontrarse confinado en un área que es lo suficientemente pequeña como para ser tratada con radioterapia.
  • Enfermedad diseminada: el cáncer se ha extendido al otro pulmón, a los ganglios linfáticos del otro lado del tórax o a órganos distantes.
  • El cáncer de pulmón de células pequeñas se trata habitualmente con quimioterapia, radioterapia, o una mezcla de ambas, en función de la categoría a la que pertenezca. Pocos casos se someten a cirugía. Y, en la enfermedad diseminada, el tratamiento de elección es la quimioterapia.

Aproximadamente en dos de cada tres personas con cáncer de pulmón de células pequeñas éste se encuentra en fase diseminada cuando se les detecta.

Aunque es un tipo de cáncer que resulta inicialmente más sensible a la quimioterapia, presenta un peor pronóstico que el cáncer pulmonar de células no pequeñas, porque se extiende mucho más rápidamente.

Diferencias entre el cáncer de pulmón de células pequeñas y no pequeñas
Las diferencias entre ambos tipos de cáncer de pulmón se podrían resumir de manera práctica en esta tabla:

Cáncer de pulmón de células pequeñas (o microcítico) Cáncer de pulmón de células no pequeñas (o no microcítico)
Frecuencia 10-15% de todos los tumores malignos del pulmón 85-90% del total de tumores malignos de pulmón
Tipo de crecimiento Tumores de crecimiento rápido, con gran tendencia a extenderse a otros órganos Por lo general, tumores de crecimiento más lento.
Tratamiento Se trata habitualmente con quimioterapia, radioterapia, o ambas La cirugía es más frecuente (tratamiento de elección en el tipo escamoso I, II y en algunos estadios III, en los adenocarcinomas y en los carcinomas de células grandes). En otros casos, puede retrasarse hasta después de la quimioterapia y/o radio­terapia.
Pronóstico Peor, aunque en función del estadio de la enfermedad (limitado o diseminado) Mejor, aunque en función del estadio de la enfermedad (0-IV)

Es el tipo de cáncer de pulmón más frecuente, incluye un 85-90% del total de tumores malignos de pulmón.

Los canceres pulmonares de células no-pequeñas se agrupan pues su pronóstico y tratamiento son muy similares. Sin embargo, según su histología, que permite diferenciar a través del microscopio las células que forman el tumor, se consideran tres subgrupos dentro de este tipo de cáncer:

  1. Carcinoma de células escamosas: También llamado carcinoma epidermoide, es la forma más frecuente de cáncer de pulmón en los hombres. Por lo general se inicia en los bronquios y no suele extenderse tan rápido como otros tipos de cáncer del pulmón.
  2. Adenocarcinoma (incluye el carcinoma bronquioalveolar): Se origina en la periferia de los pulmones y bajo el revestimiento de los bronquios. Es la forma más frecuente de cáncer de pulmón en las mujeres y en las personas que no han fumado nunca.
  3. Carcinoma indiferenciado de células grandes: Grupo de tumores malignos de células grandes de aspecto anormal. Por lo general se inician en los bordes exteriores de los pulmones. Es el tipo menos frecuente de cáncer de pulmón de células no pequeñas.

El sistema que se usa para describir el crecimiento y propagación del cáncer de pulmón de células no pequeñas es el sistema de clasificación TNM del Comité Conjunto Americano sobre el Cáncer (American Joint Committee on Cancer, AJCC). Tiene en cuenta tres conceptos:

  • Letra T: indica el tamaño del Tumor de origen y si éste ha crecido hacia áreas cercanas.
  • Letra N: describe si el cáncer se ha propagado a los ganglios (Nódulos) linfáticos cercanos (regionales). Los ganglios linfáticos son pequeños grupos de células inmunitarias que ayudan a combatir las infecciones. Los cánceres se propagan a menudo hacia ellos antes de afectar a otras partes del cuerpo.
  • Letra M: indica si el cáncer se ha extendido a otros órganos del cuerpo (Metástasis). Las localizaciones más comunes son el hígado, los huesos y el cerebro.

A continuación de las letras T, N y M aparecen unos números o letras que aportan más información sobre cada uno de estos tres factores. Los números del 0 al 4 indican la gravedad en orden ascendente, por lo que los tumores que presentan números más bajos tienden a tener mejor pronóstico.

Una vez asignadas las categorías T, N y M con sus respectivos números o letras, esta información permite realizar unaclasificación o estadiaje global en cinco categorías (0, I, II, III o IV) en orden ascendente de gravedad:

Estadio 0 o carcinoma in situ es la fase más temprana del cáncer de pulmón. Las células tumorales se encuentra situadas en el lugar donde se ha originado. No afecta a ganglios linfáticos regionales ni existen metástasis a distancia.
Estadio I se sitúa generalmente en los bronquios, pero no afecta a estructuras torácicas vitales ni ganglios linfáticos regionales. No existen metástasis a distancia.
Estadio II sus características son similares a las del estadio I, pero sí están afectados los ganglios linfáticos más próximos al tumor. No hay metástasis a distancia.
Estadio III el tumor invade localmente: pared torácica, diafragma (músculo que separa tórax de abdomen) o estructuras localizadas en mediastino. También pueden estar afectados los ganglios del mediastino o los supraclaviculares (encima de las clavículas).
Estadio IV el cáncer se ha extendido, afectando a otros órganos como los huesos, el cerebro, el hígado, los riñones o los ganglios linfáticos alejados de la zona del tumor. Metástasis a distancia.

La cirugía es el primer tratamiento en el cáncer de pulmón de tipo escamoso de estadio I, II y en algunos estadios III, en los adenocarcinomas y en los carcinomas de células grandes.

Se ha comprobado que, en el cáncer de pulmón de células no pequeñas, la extirpación de todo el lóbulo pulmonar (lobectomía) es el tipo de cirugía más eficaz, incluso en tumores muy pequeños.

En otros casos, la cirugía se retrasa hasta después del tratamiento con quimioterapia (administración de medicamentos para curar o parar el cáncer) y/o con radio­terapia (administración de dosis controladas de radiación que destruyen o reducen a las células cancerosas).

Más de la mitad de los pacientes con este tipo de cáncer no responden a la quimioterapia y, entre aquellos que lo hacen, pocos consiguen una respuesta completa o una curación total. Las denominadas “terapias dirigidas” o “a la carta” son unos nuevos fármacos que se dirigen específicamente frente a determinadas “dianas” celulares, que pueden localizarse en las propias células tumorales o en otras.

Un ejemplo son los fármacos antiangiogénicos que, en vez de atacar directamente al tumor, actúan frente a los vasos sanguíneos que lo abastecen de sustancias nutritivas, oxígeno y azúcar, evitando que éste crezca. Estos medicamentos producen, generalmente, menos efectos secundarios que la quimioterapia estándar, y se toleran mejor.

La cirugía es el tratamiento de elección en el cáncer de pulmón de tipo escamoso de estadio I, II y en algunos estadios III, en los adenocarcinomas y en los carcinomas de células grandes. En otros casos, puede retrasarse la cirugía hasta después del tratamiento con quimioterapia y/o radio­terapia.

El compromiso de Roche con los pacientes
es descubrir, desarrollar y comercializar soluciones innovadoras para necesidades médicas no cubiertas que transformen la vida de los pacientes.


COMPROMISO ROCHE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X