Tratamientos en cáncer de pulmón

Tratamiento del cáncer de pulmón

Hoy en día, el tratamiento en cáncer tiende a ser individualizado: utiliza todos los recursos terapéuticos disponibles para aportar a cada paciente el mejor tratamiento posible.

Este tratamiento específico será determinado por el médico, en base al tamaño y la localización del tumor, si ya ha diseminado o aún está localizado en el pulmón, y al estado de salud general del paciente. De todos modos, dado que el diagnóstico suele suceder en estadios avanzados, el tratamiento pocas veces puede ser totalmente curativo.

Elección del tratamiento

En el tratamiento del cáncer de pulmón se sigue un protocolo o plan de tratamiento, un conjunto de normas y pautas establecidas en base a la experiencia científica más actual en el tratamiento de este tumor.

Estos protocolos, que se emplean de forma generalizada en todos los hospitales, recogen las indicaciones o limitaciones del tratamiento en función de los siguientes factores:

  • Fase o estadio en la que se encuentra la enfermedad (TNM).
  • Tipo de tumor: tumor de células pequeñas o no pequeñas (histología) y alteraciones genéticas.
  • Características del paciente: edad, enfermedades que dificulten algún tratamiento específico, estado funcional…

El tratamiento propuesto por el especialista no va a ser el mismo en todos los pacientes. En España, un equipo multidisciplinar de médicos suele trabajar en equipo para determinar el mejor tratamiento para cada paciente: es el Comité Oncológico, compuesto por oncólogos, neumólogos, cirujanos, radiólogos, anatomopatólogos y radioterapeutas.

Opciones de tratamiento

Continúa siendo el primer tratamiento, o tratamiento de elección para los estadios I, II y algunos estadios III seleccionados. Existen tres tipos de intervenciones quirúrgicas básicas en el tratamiento del cáncer del pulmón, según el tamaño, la localización del tumor, cuán avanzado está el cáncer, el estado general del paciente, etc. La resección segmentaria o en cuña extirpa sólo una pequeña parte del pulmón; la lobectomía es la extirpación de un lóbulo entero del pulmón y la neumonectomía es la extirpación de un pulmón completo.

Efectos secundarios

Las técnicas de cirugía utilizadas para tratar el cáncer de pulmón son operaciones de cirugía mayor. Tras la cirugía de pulmón, aire y líquidos tienden a juntarse en el tórax.

El dolor en el tórax y en el brazo, y la dificultad para respirar son los efectos secundarios más frecuentes en la cirugía de cáncer de pulmón. Los pacientes necesitan con frecuencia ayuda para darse la vuelta en la cama, para toser y para respirar con profundidad. Realizar estas actividades es importante para la recuperación, porque ayudan a que se expanda el trozo de pulmón que queda, y a que se desaloje el exceso de aire y de líquido.

Efectos secundarios

Los fármacos utilizados en quimioterapia (fármacos citotóxicos) afectan tanto a las células normales como a las células cancerosas. Los efectos secundarios dependen en gran parte de cada fármaco y de la dosis utilizada (cantidad de fármaco que se administra).

Los efectos secundarios que con más frecuencia se asocian a la quimioterapia son las náuseas y vómitos, la diarrea, la pérdida del pelo, las llagas en la boca y la fatiga.

Efectos secundarios

Al igual que la quimioterapia, este tratamiento tiene también el inconveniente de que afecta a las células normales a la vez que a las cancerosas. Además, los efectos secundarios de la radioterapia dependen de la parte del cuerpo que es tratada por la radiación, y de la dosis administrada.

Los efectos secundarios más frecuentes de la radioterapia son sequedad e irritación de la garganta, dificultad para tragar alimentos, fatiga, cambios en la piel en el área de tratamiento, y pérdida del apetito. Si el objetivo de la radioterapia son las metástasis cerebrales del cáncer de pulmón, y se irradia la cabeza, el paciente puede tener además dolores de cabeza, fatiga, náuseas y vómitos, pérdida de pelo y/o dificultades con los procesos de la memoria y del pensamiento.

Se está avanzando rápidamente en el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de pulmón.

En cuanto al tratamiento, existen ya algunos fármacos biológicos, o terapias dirigidas, aprobados por las autoridades sanitarias para su uso contra diferentes tipos de cáncer, aunque muchos están aún en fase de investigación. Todos ellos son fármacos de prescripción, que sólo pueden ser recetados por el médico.

Son un grupo de medicamentos utilizados en la lucha contra el cáncer que disponen de un mecanismo de acción con unas características comunes.

Mientras que la quimioterapia clásica destruye indiscriminadamente todas las células del cuerpo que tienen un crecimiento o reproducción rápida (las células tumorales y también algunas células sanas, como las células intestinales o las células precursoras de las células sanguíneas, en la médula ósea), lo que es la causa de muchos efectos secundarios, todas estas nuevas terapias actúan en un momento específico del crecimiento y del desarrollo del propio tumor, atacando o bloqueando unas dianas específicas.

Efectos secundarios

Los agentes dirigidos suelen producir diferentes efectos secundarios que la quimioterapia estándar pues, mientras que, como hemos visto, la quimioterapia clásica ataca a las células sanas y a las cancerosas sin diferencia, lo que conlleva importantes efectos tóxicos, estos nuevos fármacos se dirigen específicamente a las células cancerosas.

Aunque la cirugía, la quimioterapia (y los agentes biológicos) y la radioterapia continúan siendo los pilares del tratamiento del cáncer de pulmón, existen otras maniobras terapéuticas disponibles cuando el tumor está localizado en el interior del bronquio: el láser intrabronquial, la crioterapia y las prótesis endobronquiales. Estas técnicas se llevan a cabo mediante una broncoscopia rígida.

Además, recientemente se está hablando mucho de nuevas técnicas utilizando radiaciones, aunque se pueden aplicar sólo a casos concretos: son la radiofrecuencia – también llamada radioterapia estereotáxica – y la braquiterapia.

1. Láser intrabronquial o endobronquial

Cuando el tumor está dentro del bronquio puede obstruir el paso del aire al crecer, lo que afecta gravemente a un proceso tan natural e indispensable como es respirar. En estos casos puede ser que el médico considere la posibilidad de tratar la lesión con láser, aplicado directamente sobre la lesión, para destruir/quemar parte del tumor. Esto abrirá el conducto aéreo, y permitirá el paso del aire y que el paciente pueda respirar más fácilmente.

El láser se aplica a través de un endoscopio rígido introducido en las vías respiratorias.

Aunque puede ser un tratamiento curativo en los tumores benignos traqueobronquiales o en situaciones de estrechamientos de la tráquea tras la intubación prolongada en UCI, por ejemplo, desafortunadamente en el cáncer de pulmón sólo suele aplicarse con fines paliativos. Normalmente, se aplica este tratamiento en pacientes con tumores inoperables o de pronóstico malo para reducir la masa tumoral total o parcialmente, evitando la muerte por asfixia y, por tanto, mejorando la calidad de vida.

En ocasiones, este tratamiento se asocia a otras medidas terapéuticas como la radioterapia externa, la braquiterapia endobronquial o la colocación de prótesis endobronquiales. Estas técnicas se realizan antes o después de la aplicación del láser endobronquial.

Existe una correlación directa entre la situación de las lesiones y los resultados inmediatos del tratamiento con láser. Así, los tumores traqueales pueden ser resecados en una sola sesión con resultado excelente. También los tumores de los bronquios principales tienen buenos resultados; sin embargo, en los bronquios segmentarios periféricos, los resultados suelen ser inferiores por la accesibilidad más difícil y la pérdida de referencias anatómicas precisas. En las vías aéreas de la periferia es raro obtener resecciones completas en una sola sesión.

2. Crioterapia

La aplicación de temperaturas muy bajas sobre tejidos vivos ha sido utilizada con éxito para tratar una variedad de lesiones. Sin embargo, no ha superado al uso del láser en ninguna de sus indicaciones y la mayoría de los expertos prefieren el uso del mismo si está disponible, sobre el uso de la crioterapia.

3. Prótesis endobronquiales o “stent”

Esta técnica, como las anteriores, se utiliza cuando el desarrollo del tumor ocupa el interior de los bronquios, impidiendo el paso del aire. Es una técnica segura, que consiste en colocar mediante broncoscopia una especie de tubo más o menos rígido a la altura de la zona del bronquio obstruida por el tumor, con el objetivo de facilitar la respiración del paciente.

Las prótesis pueden colocarse antes o después de otras terapias, como la radiación externa o la braquiterapia; también pueden implantarse inmediatamente después de la resección con láser.

Esta técnica es de especial utilidad en los pacientes que presentan una obstrucción de la vía aérea por compresión externa por un cáncer que no es de pulmón. Por ejemplo, en la compresión de la tráquea por cáncer de esófago, que no puede tratarse con láser, la colocación de una prótesis tras la dilatación con el broncoscopio rígido puede suponer un gran alivio para el enfermo al volver a abrir totalmente la zona estrechada.

El uso de prótesis o stent traqueobronquiales es hoy en día una práctica común. Existen, por lo menos, unos 12 tipos de prótesis disponibles en la actualidad. Sin embargo, el stent ideal no existe, y probablemente no existirá nunca. Cada especialista, por lo tanto, tiene su «armamento» de diferentes tipos de stents disponibles, y utiliza el que más conviene en cada situación y para cada paciente.

El compromiso de Roche con los pacientes
es descubrir, desarrollar y comercializar soluciones innovadoras para necesidades médicas no cubiertas que transformen la vida de los pacientes.


COMPROMISO ROCHE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X