Respuesta al tratamiento del cáncer de pulmón

Respuesta al tratamiento del cáncer de pulmón

Una vez se ha diagnosticado el cáncer de pulmón y se ha seguido un tratamiento, es importante saber si este tratamiento ha sido eficaz, si ha servido para parar la progresión e, incluso, para hacer retroceder al cáncer.

Cuándo se mide la respuesta

En general, se requiere un mínimo de 2 ó 3 ciclos de tratamiento para medir la respuesta, pues un solo ciclo de quimioterapia no es adecuado para evaluar su eficacia.

El oncólogo prescribe o receta un número fijo y especifico de ciclos a cada paciente recién diagnosticado, según el protocolo de tratamiento que se siga. Este número de ciclos generalmente no varía a no ser que el cáncer crezca. Si el cáncer crece, probablemente el tratamiento se interrumpa, o se cambie de fármaco.

En una persona que padece una recurrencia (reaparición del cáncer), o enfermedad avanzada, es posible que no se recete un número de ciclos específico. En cambio, se administran 2 ó 3 ciclos, y después se evalúa la respuesta. Si la enfermedad es estable o hay mejoría, se puede administrar tratamiento adicional, siempre que se mantenga la respuesta, y a condición de que la toxicidad se tolere suficientemente bien.

Algunos términos y conceptos

La respuesta al tratamiento del cáncer se puede definir de varias maneras. El médico utiliza una terminología concreta, que es común a todos los tipos de cáncer, cuyos principales conceptos se describen a continuación:

  • Respuesta completa: desaparición completa del cáncer o del tumor; no hay evidencias de la enfermedad. Si existía un marcador tumoral que estaba elevado (sustancia que se eleva al existir un cáncer y que se puede detectar con un análisis), este habrá descendido hasta el rango normal.
  • Respuesta parcial: el tamaño del cáncer ha disminuido en un porcentaje mayor o menor, pero la enfermedad sigue presente en el cuerpo. El marcador tumoral (si corresponde) puede haber descendido algo, pero sigue estando por encima de la normalidad.
  • Enfermedad estable: el cáncer no ha aumentado ni disminuido de tamaño; el estado de la enfermedad no ha cambiado. El marcador tumoral ( si corresponde) no ha variado de manera significativa.
  • Progresión de la enfermedad: el cáncer ha crecido; la enfermedad es mayor que antes del tratamiento, hay progresión. Si existe un marcador tumoral, habrán aumentado sus valores.

El compromiso de Roche con los pacientes
es descubrir, desarrollar y comercializar soluciones innovadoras para necesidades médicas no cubiertas que transformen la vida de los pacientes.


COMPROMISO ROCHE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
X